Diferencias notables entre los alimentos ecológicos y los tradicionales

2014-07-18
Una nueva investigación en la que se han revisado 343 estudios realizados por expertos de todo el mundo, concluye que existen diferencias notables entre los alimentos ecológicos y los tradicionales, sobre todo en lo que respecta a la carga de antioxidantes, productos químicos y otros elementos tóxicos.
+ info en:http://www.gastronomiaycia.com/2014/07/11/diferencias-notables-entre-los-alimentos-ecologicos-y-los-tradicionales/

Una investigación dirigida por Carlo Leifert, Profesor de Desarrollo de Investigación de Agricultura Ecológica de la Universidad de Newcastle, concluye que existen diferencias notables entre los alimentos ecológicos y los tradicionales, apuntando que los alimentos ecológicos tienen un mayor nivel de compuestos antioxidantes beneficiosos para el organismo humano, y un menor contenido en productos fitosanitarios y metales tóxicos, este estudio se considera el más completo realizado hasta el momento.

Según el equipo de investigación los alimentos ecológicos tendrían entre un 19% y un 69% más de antioxidantes que los alimentos tradicionales, explican que tomando dos raciones de frutas o verduras ecológicas, equivaldría, en cuanto a los beneficios que aporta, a tomar cinco raciones de frutas y verduras tradicionales. Recordemos que se ha recomendado el consumo de cinco raciones de estos alimentos distribuidos a lo largo del día para prevenir distintas enfermedades y beneficiar al organismo con un aporte de minerales, vitaminas, fibra, antioxidantes, etc.

Hablando de este tema, merece la pena retomar la lectura del post Siete raciones de frutas y verduras al día mejor que cinco, recomendación que realizaban los expertos del Departamento de Epidemiología y Salud Pública del University College London, por todos los beneficios que aportaba esa mayor ingesta. Por ello concluían que era necesario cambiar el mensaje de ’5 al día’ por ’7 al día’.

Según los expertos, se trata del primer estudio que demuestra diferencias claras y significativas entre las frutas, verduras y cereales ecológicos y sus homónimos tradicionales. Teniendo en cuenta que el nivel de antioxidantes es mayor en una proporción de uno a dos en los alimentos ecológicos mencionados, en términos de nutrición humana, tomando cinco piezas al día los beneficios para el organismo se multiplicarían. Sobre este tema se ha hablado en varias ocasiones y se han realizado estudios que supuestamente demostraban que no eran más nutritivos y saludables, o todo lo contrario. Algunos expertos ya se han pronunciado sobre el tema, Tom Sanders, profesor de nutrición en el Kings College de Londres, indica que aunque la investigación muestra algunas diferencias, ¿son nutricionalmente relevantes?, en este sentido no está convencido.

Los resultados se basan en el análisis de 343 estudios previos que han realizado expertos de todo el mundo, con la finalidad de determinar las diferencias entre alimentos ecológicos y los alimentos tradicionales. Otros expertos a favor de los alimentos ecológicos apuntan que lo importante de la investigación, es que se rompe el mito de que el modo en el que se cultivan los alimentos no afecta a la calidad. En el supuesto de que alimentos industriales y ecológicos tuvieran el mismo valor nutricional, aspectos como el sabor, el aroma y su producción sostenible ya son cuestiones a tener en cuenta para decantarse por la compra de alimentos ecológicos. Recordamos las palabras de Ulrich Hamm, catedrático de Marketing Agrario y Alimentario de la Universidad de Kassel (Alemania), “Quien compra en el mercado ecológico no busca un mayor contenido de minerales, sino menor cantidad de pesticidas y deseos de preservar el medio ambiente”.

Alimentación orgánica

Las plantas ecológicas producen más compuestos antioxidantes para luchar contra las enfermedades y plagas, de ahí que su contenido sea mayor que en los alimentos industriales. No utilizar productos fitosanitarios fuerza en cierto modo a que las plantas reaccionen produciendo mayor cantidad de estos compuestos, sin embargo, los investigadores consideran que existen otras razones importantes, argumentan que las variedades alimentarias ecológicas se desarrollan por su resistencia y no por ser sobrealimentadas con fertilizantes artificiales. En todo caso, la revisión realizada muestra mayor carga de antioxidantes beneficiosos para el organismo, pero todavía no se ha realizado un estudio a largo plazo que muestre los beneficios para la salud de mantener una dieta ecológica, quizá este sea el tema de la próxima investigación.

En el análisis lo más llamativo para los investigadores ha sido el alto nivel de cadmio presente en los cultivos convencionales. El cadmio es uno de los metales más tóxicos existentes, siendo su toxicidad similar a la del mercurio. También han hallado hasta cuatro veces más residuos de pesticidas y plaguicidas en los alimentos industriales.

Carlo Leifert sabe que su investigación será criticada por varias razones, una de ellas es el haber incluido tantos estudios en la revisión realizada, ya que esto podría significar que los trabajos de mala calidad alterarían el resultado, pero explican que realizaron un análisis de sensibilidad y que incluso descartando la investigación con menos peso, el resultado apenas varió. Otra crítica que se puede recibir aludiría al cadmio, aunque se detectara este metal en los alimentos, su cantidad estaría por debajo de los límites aprobados. A esto el experto responde que el metal se acumula en el organismo y para quienes no quieran que en su cuerpo se acumulen metales o productos químicos peligrosos, la mejor opción sería comer alimentos ecológicos.

Parece que el investigador y su equipo esperan varias críticas acerca de su trabajo, una de las más llamativas procede de un análisis realizado en el año 2012 sobre 223 estudios, en aquel entonces se concluyó que eran poco significativos los beneficios para la salud, los investigadores argumentaron que la literatura científica publicada carecía de evidencia sólida a la hora de afirmar que los alimentos ecológicos eran mucho más nutritivos que los alimentos convencionales. Aunque no se indica en este artículo de The Guardian, posiblemente detrás de algunas críticas se encuentren las empresas que se dedican a la producción industrial de alimentos. A través de este enlace (Pdf) podréis acceder a la investigación completa.